Rinocerontes en Peligro de Extinción

Rinocerontes en Peligro de Extinción

Rinocerontes en Peligro de Extinción


Pese a que los rinocerontes carecen de depredadores en su hábitat natural, y que las muertes por causa de estos son raras, su estado de conservación no es lo suficientemente bueno como podría ser. Algunos están a un paso de ser declarados oficialmente extintos.

Estado de conservación de los rinocerontes

De las 5 especies existentes, el rinoceronte blanco (Ceratotherium simum) se encuentra en la categoría “Vulnerable” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Puede decirse que es la especie más “favorecida”, pero una de sus subespecies está catalogada “En Peligro Crítico”. El rinoceronte indio (Rhinoceros unicornis) está “Vulnerable” y los rinocerontes negro (Diceros bicornis), de Java (Rhinoceros sondaicus) y de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis) están “En Peligro Crítico”.

Se considera que todas las especies están amenazadas en algún grado. Este panorama constituye un problema medioambiental contemporáneo, que ha requerido medidas extremas para ser aminorado. Las estadísticas revelan datos sorprendentes, pero de una forma negativa. Mira el caso del rinoceronte negro, que según la UICN, su población total se ha reducido un 97.6 por ciento desde 1960, y aunque en años recientes ha existido un ligero aumento en el número de individuos, la población es un 90 por ciento más pequeña que la de hace 3 generaciones.

Según la UICN, la población total del rinoceronte negro se ha reducido un 97.6 por ciento desde 1960.

En los últimos años, la situación del rinoceronte blanco del norte (Ceratotherium simum cottoni) ha adquirido un matiz desesperado, pues está críticamente amenazado. Del rinoceronte de Java, de modo similar, quedan menos de 250 individuos maduros que viven en una pequeña zona del Parque Nacional de Ujung Kulon.

Hay varias razones por las cuales los rinocerontes están en peligro de extinción, pero la más significativa es la caza en cualquiera de sus formas. Hace muchos años, la caza no controlada constituyó uno de los motivos, si no el más importante, de la disminución paulatina de las poblaciones de los rinocerótidos. Los cazadores europeos de principios del siglo XX organizaban partidas de caza que resultaban en la muerte de hasta 5 o 6 rinocerontes negros al día, y en el caso del rinoceronte blanco, la caza durante la etapa colonial también fue el factor primario por el que millones de individuos murieron.

Los cazadores europeos de principios del siglo XX organizaban partidas de caza que resultaban en la muerte de hasta 5 o 6 rinocerontes negros al día.

La caza furtiva se intensificó durante la segunda mitad del siglo XX, cuando ya era evidente que estos mamíferos estaban en peligro. En la actualidad, la caza furtiva es la razón número 1 por la que las especies están amenazadas. Y su captura no es para obtener su carne o su piel, sino para conseguir los cuernos de queratina. Estas largas estructuras son demandadas porque se utilizan en la medicina tradicional asiática y con ellas se elaboran algunos objetos, entre los que se encuentran mangos de dagas.

La medicina tradicional china usa los cuernos para tratar fiebres y convulsiones y hasta para curar dolores de cabeza. Los tratamientos elaborados a partir de cuernos no tienen respaldo científico, e incluso algunos gobiernos como el de Reino Unido condenan su uso para elaborar remedios. La demanda excesiva ha tenido un impacto impresionante, como puede comprobarse con los distintos casos. Apenas en 2011, la caza furtiva por los cuernos alcanzó niveles récord.

La pérdida de hábitat debido a la agricultura y los asentamientos humanos son otros elementos que contribuyen a deteriorar su calidad de vida (pues pueden tener menor acceso a alimentos o áreas donde revolcarse). Son animales sensibles a la perturbación humana, ya que en algunas áreas se ha reducido la extensión de sus pastizales. El rinoceronte indio, por su parte, ha tenido que enfrentar la invasión de su hábitat por plantas como Mikania micrantha, que quita espacio a los pastos de los que se alimenta.

Esfuerzos de conservación

Su comercio está prohibido a nivel internacional.

La desaparición de uno de los mamíferos más antiguos del mundo, y que aún conserva cierta apariencia prehistórica, supondría un problema para la biodiversidad de los países en los que vive ahora, pero también para el planeta entero. Además, la existencia de los rinocerontes favorece el equilibrio de la cadena alimentaria.

Todas las especies figuran en el Apéndice I de la CITES, por lo que su comercio internacional está prohibido. Las poblaciones se han monitoreado continuamente, y muchas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales han implementado programas para concientizar a la sociedad. La gestión biológica, ya sea a partir del manejo del material genético de los rinocerontes o de otros métodos, ha constituido uno de los esfuerzos para conservar a las especies que más peligran. Es el caso del rinoceronte blanco del norte.